Galaxias espirales.

Una bella espiral.

NGC 2985.

Las galaxias vienen en muchas formas y tamaños. Uno de los tipos de galaxias clave que vemos en el Universo es la galaxia espiral, como se demuestra de una manera especialmente hermosa por el tema de esta Imagen de la Semana del Hubble, NGC 2985. NGC 2985 se encuentra aproximadamente a más de 70 millones de años luz del Sistema Solar. en la constelación de la Osa Mayor (El gran oso).

La simetría intrincada, casi perfecta que se muestra aquí, revela la increíble complejidad de NGC 2985. Múltiples brazos espirales estrechamente enrollados se ensanchan a medida que se esparcen desde el brillante núcleo de la galaxia, desvaneciéndose y disipándose lentamente hasta que estas majestuosas estructuras desaparecen en el vacío del espacio intergaláctico dando un bello final a su esplendor estrellado.

A lo largo de los eones, las galaxias espirales tienden a encontrarse con otras galaxias, lo que a menudo resulta en fusiones. Estos eventos combinados mezclan las estructuras sinuosas de las galaxias originales, suavizando y redondeando su forma. Estos objetos poseen una belleza propia, distinta de las galaxias espirales de donde vinieron.

Crédito: ESA / Hubble y NASA, L. Ho

• Publicado en Hubble el 15 de julio del 2.019, enlace imagen.

Arriba y encima.

NGC 3169.

De vez en cuando, el Telescopio Espacial Hubble de la NASA / ESA vislumbra un objeto común, por ejemplo, una galaxia espiral, de una manera interesante o inusual. Una perspectiva de ángulo agudo, como la que se muestra en esta Imagen de la Semana, puede hacer que parezca que nosotros, los espectadores, estamos estirando el cuello para ver una barrera hacia el brillante centro de la galaxia.

En el caso de NGC 3169, esta barrera es el polvo espeso incrustado dentro de los brazos espirales de la galaxia. El polvo cósmico comprende un popurrí de partículas, que incluye agua helada, hidrocarburos, silicatos y otros materiales sólidos. Tiene muchos orígenes y fuentes, desde las sobras de la formación de estrellas y planetas hasta moléculas modificadas durante millones de años por las interacciones con la luz estelar.

NGC 3169 se encuentra a unos 70 millones de años luz de distancia, en la constelación de Sextans (The Sextant). Es parte del Grupo de galaxias Leo I, que, como el Grupo Local que alberga nuestra galaxia local, la Vía Láctea, es parte de una congregación galáctica más grande conocida como el Supercúmulo de Virgo.

Crédito: ESA / Hubble y NASA, L. Ho.

• Publicado en Hubble el 22 de julio del 2.019, enlace imagen.

Comentarios