Casualidades en rayos X.

Captadas por casualidad.

Fuentes de rayos X captadas por casualidad por el XMM-Newton.

Las líneas y manchas violeta que salpican esta imagen muestran algo increíble: todas las fuentes de rayos X detectadas por casualidad (es decir, sin que fueran objetivo de observación) por el observatorio espacial de rayos X XMM-Newton de la ESA entre 2000 y 2017.

La imagen se basa en un catálogo denominado 3XMM-DR8, el último publicado sobre fuentes de rayos X casuales de XMM-Newton, creado por el XMM-Newton Survey Science Centre por encargo de la ESA. Lanzado en mayo de 2018, presenta fuentes en una horquilla de energías de entre 0,2 y 12 keV a partir de 10.242 observaciones efectuadas con la Cámara Europea de Imágenes de Fotones (EPIC) de XMM-Newton, capaz de detectar fuentes muy tenues y cambios rápidos de intensidad, entre el 3 de febrero de 2000 y el 30 de noviembre de 2017. Contiene 532 observaciones más y 47.363 detecciones más que el catálogo precedente, 3XMM-DR7, publicado en junio de 2017.

A pesar del aspecto aparentemente aleatorio del patrón de fuentes, podemos apreciar cierta estructura. El óvalo representa la esfera celeste, una perspectiva abstracta en la cual se proyectan nuestras observaciones del Universo. Los datos se presentan en coordenadas galácticas; por ejemplo, el centro del mapa corresponde al centro de la Vía Láctea, algo que se puede ver en la imagen. El centro del óvalo está atravesado por una línea horizontal a lo largo de la cual se agrupan puntos violeta. Esta línea es el plano de la Vía Láctea, y la mayor mancha de color en el centro sería su núcleo, que es donde XMM-Newton detectó el mayor número de fuentes casuales.

XMM-Newton lleva orbitando la Tierra desde 1999, observando el cosmos a nuestro alrededor en busca de rayos X emitidos por fenómenos de alta energía como agujeros negros, vientos estelares, púlsares y estrellas de neutrones. Por cada fragmento de cielo que observa, el telescopio detecta entre 50 y 100 fuentes casuales como las que vemos aquí, además de los objetos que eran el objetivo inicial de las observaciones. Esto se debe a la extensa área colectora de los espejos del telescopio y a su gran campo de visión.

Las imágenes de la totalidad del cielo y los datos cósmicos a gran escala son de un inmenso valor para estudiar el cosmos. Misiones próximas, como el telescopio espacial eROSITA, un satélite alemán cuyo lanzamiento está previsto para el 12 de julio y que está llamado a completar el primer estudio del firmamento en la banda de rayos X de media energía (hasta 10 keV), contribuirá a ampliar nuestro acervo de conocimientos y a avanzar en nuestra comprensión del Universo de rayos X.

Imagen de autor del telescopio espacial de rayos X XMM-Newton de la ESA. Crédito: ESA.

Copyright: ESA/XMM-Newton/N. Webb (XMM-Newton Survey Science Centre), CC BY-SA 3.0 IGO

• Publicado en ESA el 8 de julio del 2.019, enlace noticia.

Comentarios