Nebulosa Boomerang, nebulosa preplanetaria.

ALMA vuelve a observar la Nebulosa del Bumerán.
Imagen compuesta de la nebulosa del Bumerán, una nebulosa preplanetaria generada por una estrella moribunda. Las observaciones de ALMA (naranja) donde se aprecia el chorro con forma de reloj de arena dentro de un chorro ultrafrío redondeado. El reloj de arena se extiende por más de 3 billones de kilómetros de un extremo a otro (cerca de 21.000 veces la distancia entre el Sol y la Tierra), y es el resultado de una erupción provocada por la estrella central que barre la parte interna del chorro ultrafrío. Este último es cerca de 10 veces más grande. Los datos de ALMA se muestran superpuestos a una imagen del telescopio espacial Hubble (azul).
Créditos: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO); NASA/ESA Hubble; NRAO/AUI/NSF 

Una antigua estrella roja gigante que se encuentra en los estertores de una muerte glacial produjo uno de los objetos más fríos que se conocen en el cosmos: la nebulosa del Bumerán. Durante más de dos decenios, fue un misterio total cómo esta estrella pudo crear un ambiente con temperaturas sorprendentemente más bajas que la temperatura natural del espacio profundo.

Según un equipo de astrónomos que usó el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), la respuesta podría estar en una pequeña estrella vecina que se habría zambullido en el centro de la gigante roja y eyectado la mayor parte de su materia en un chorro de polvo y gas ultrafrío.

El chorro se expande a una velocidad tal (cerca de 10 veces más rápido de lo que podría lograr una estrella por sí sola) que su temperatura ha bajado a menos de medio grado Kelvin (272,65 ºC). Cero grados Kelvin es la medida conocida como cero absoluto, donde todo movimiento termodinámico se detiene. Las observaciones de ALMA permitieron a los investigadores dilucidar este misterio proporcionándoles los primeros cálculos precisos de la extensión, la edad, la masa y la energía cinética de la nebulosa.

Nebulosa del Bumerán, una nebulosa preplanetaria generada por una estrella moribunda. Las observaciones de ALMA (naranja) muestran el chorro con forma de reloj de arena dentro de un chorro ultrafrío redondeado. El reloj de arena se extiende por más de 3 billones de kilómetros de un extremo a otro (cerca de 21.000 veces la distancia entre el Sol y la Tierra), y es el resultado de una erupción provocada por la estrella central que barre la parte interna del chorro ultrafrío. Este último es cerca de 10 veces más grande. Créditos: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), R. Sahai 
“Estos nuevos datos nos muestran que la mayor parte del envoltorio estelar de la gigante roja ha sido arrojado al espacio a velocidades mucho mayores de las que alcanzaría una gigante roja por sí sola”, sostiene Raghvendra Sahai, astrónomo del Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena (California, EE. UU.) y autor principal de un artículo que se publicará en The Astrophysical Journal. “La única forma de eyectar tanta masa a velocidades tan extremas es por efecto de la energía gravitacional de dos estrellas en interacción, lo cual explicaría las intrigantes características del chorro ultrafrío”, agrega. Según Sahai, estos vecinos cercanos podrían explicar la extinción precoz y violenta de la mayoría de las estrellas del Universo.

“Las propiedades extremas de la nebulosa del Bumerán ponen a prueba las ideas convencionales sobre estas interacciones y representa una de las mejores oportunidades que tenemos para explorar las características físicas de los sistemas binarios que contienen una estrella gigante”, agrega Wouter Vlemmings, astrónomo de la Chalmers University of Technology, ubicada en Suecia, y coautor del estudio.

La nebulosa del Bumerán se encuentra a unos 5.000 años luz de la Tierra, en la constelación del Centauro. La estrella gigante roja situada en su centro debería encogerse y calentarse, para finalmente ionizar el gas que la rodea y producir una nebulosa planetaria. Las nebulosas planetarias son objetos muy brillantes que se forman cuando las estrellas como nuestro Sol (o un poco más grandes) crecen y se despojan de sus capas superficiales hacia el final de su fusión nuclear. La nebulosa del Bumerán, en este caso, representa las primeras etapas de este proceso, con lo cual es una nebulosa preplanetaria.

Cuando la observaron por primera vez en 1995, los astrónomos se percataron de que estaba absorbiendo la luz del fondo cósmico de microondas, la radiación remanente del Big Bang. Esta radiación es la que determina la temperatura natural del espacio, de apenas 2,725 grados sobre el cero absoluto. Para que absorba dicha radiación, la nebulosa del Bumerán tiene que haber sido más fría que esta débil energía remanente, que lleva más de 13.000 millones de años enfriándose.

Antenas del ALMA
Crédito: ESO
Las nuevas observaciones de ALMA también permitieron generar una imagen muy representativa de esta nebulosa preplanetaria, donde se aprecia un chorro con forma de reloj de arena dentro de otro chorro ultrafrío redondeado. El reloj de arena se extiende por más de 3 billones de kilómetros de un extremo a otro (cerca de 21.000 veces la distancia entre el Sol y la Tierra), y es el resultado de una erupción provocada por la estrella central, que barre la parte interna del chorro ultrafrío.

Este último es más de 10 veces más grande. A 164 kilómetros por segundo, el material presente en sus extremidades tardó aproximadamente 3.500 años para alcanzar estas distancias tras ser eyectado por la estrella moribunda. Sin embargo, estas condiciones no durarán mucho, puesto que la nebulosa del Bumerán se está calentando lentamente.

“Vemos este particular objeto en un momento muy especial y breve de su vida”, señala Lars-Åke Nyman, astrónomo del Joint ALMA Observatory, en Santiago de Chile, quien también firma el artículo. “Es posible que estos supercongeladores cósmicos sean bastante comunes en el Universo, pero que solo puedan mantener estas temperaturas extremas durante un período relativamente corto”.

Información adicional
Los estudios de esta investigación se presentaron en un artículo titulado “The coldest place in the Universe: Probing the ultra-cold outflow and dusty disk in the Boomerang Nebula,” (‘El lugar más frío del Universo: estudio del chorro ultrafrío y del disco de polvo de la nebulosa del Bumerán’), de R. Sahai et al., que se publicará en The Astrophysical Journal.

El Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), una instalación astronómica internacional, es una asociación entre el Observatorio Europeo Austral (ESO), la Fundación Nacional de Ciencia de EE. UU. (NSF) y los Institutos Nacionales de Ciencias Naturales de Japón (NINS) en cooperación con la República de Chile. ALMA es financiado por ESO en representación de sus estados miembros, por NSF en cooperación con el Consejo Nacional de Investigaciones de Canadá (NRC) y el Consejo Nacional de Ciencia de Taiwán (NSC), y por NINS en cooperación con la Academia Sinica (AS) de Taiwán y el Instituto de Ciencias Astronómicas y Espaciales de Corea del Sur (KASI).

La construcción y las operaciones de ALMA son conducidas por ESO en nombre de sus estados miembros; por el Observatorio Radioastronómico Nacional (NRAO), gestionado por Associated Universities, Inc. (AUI), en representación de Norteamérica; y por el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ) en nombre de Asia del Este. El Joint ALMA Observatory (JAO) tiene a su cargo la dirección general y la gestión de la construcción, así como la puesta en marcha y las operaciones de ALMA.

Créditos: 
ALMA (ESO/NAOJ/NRAO);
NASA/ESA Hubble; NRAO/AUI/NSF

Publicado el 05 de junio del 2.017 en ALMA

Lo más visto del mes.

La misión Kepler de la NASA descubre un planeta similar a la Tierra más grande y más viejo.

Descubierto el mundo templado más cercano orbitando una estrella tranquila.

Se descubre un planeta en la zona habitable que rodea a la estrella más cercana.

El Quinteto de Stephan por el Hubble.

La nebulosa del Pequeño Fantasma.

Hubble descubre "galaxias tambaleándose"

Reescribiendo la historia

Auroras de Rayos X Pulsantes Independientes de Júpiter.

Una burbujeante celebración cósmica.

El Telescopio William Herschel de La Palma y el nuSTAR miden el chorro de un agujero negro.