Messier 42, nueva imagen en mosaico de la Nebulosa de Orión.

A la caza de planetas y estrellas errantes.
Nueva imagen del Hubble de la nebulosa de Kleinmann-Low. Esta imagen compuesta de la Nebulosa Kleinmann-Low, parte del complejo de la Nebulosa de Orión, se compone de varios puntos del Telescopio Espacial Hubble de la NASA / ESA en luz óptica y de infrarrojo cercano. La luz infrarroja permite mirar a través del polvo de la nebulosa y ver las estrellas en su interior. Las estrellas reveladas se muestran con un color rojo brillante en la imagen. Con esta imagen, que muestra la región central de la Nebulosa de Orión, los científicos estaban buscando planetas deshonestos y enanas marrones. Como efecto secundario, encontraron una estrella fugitiva en rápido movimiento. Crédito: NASA, ESA / Hubble.

En la búsqueda de planetas errantes y estrellas fallidas los astrónomos que utilizan el Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA han creado una nueva imagen en mosaico de la Nebulosa de Orión. Durante su estudio de la famosa región de formación de estrellas encontraron lo que puede ser la pieza perdida de un rompecabezas cósmico. el tercer miembro de un sistema estelar que se había roto.

La Nebulosa de Orión es la región de formación de estrellas más cercana a la Tierra a sólo 1.400 años luz de distancia. Es un lugar turbulento, las estrellas están naciendo, los sistemas planetarios se están formando y la radiación desencadenada por las estrellas masivas jóvenes está tallando las cavidades en la nebulosa e interrumpiendo el crecimiento de las estrellas más pequeñas cercanas.

Debido a esta turbulencia continua, Hubble ha observado la nebulosa muchas veces para estudiar los diversos procesos intrigantes que suceden allí. Esta gran imagen compuesta de la región central de la nebulosa que combina datos visuales e infrarrojos cercanos es la última adición a esta colección.

Los astrónomos utilizaron estos nuevos datos de infrarrojos para buscar planetas errantes y enanas marrones en la Nebulosa de Orión. 
  • Los planetas errantes, del inglés rogue planets, son planetas que flotan libremente en el espacio sin una estrella madre.
  • Las enanas marrones son objetos subestelares no lo suficientemente masivos para mantener durante el tiempo reacciones nucleares de fusión de hidrógeno en su núcleo, su masa es inferior a 0,08 masas solares. 
El telescopio espacial Hubble de la NASA/ESA.
Las capacidades infrarrojas del Hubble también le permiten mirar a través de las nubes de remolinos de polvo y gas y hacer las estrellas ocultas dentro claramente visible; Las estrellas desveladas aparecen con colores rojos brillantes en la imagen final. Entre ellos, los astrónomos tropezaron con una estrella moviéndose a una velocidad inusualmente alta: unos 200.000 kilómetros por hora [1]. Esta estrella podría ser la pieza perdida del rompecabezas de un sistema de estrellas que se había roto hace 540 años.


Los astrónomos ya sabían acerca de otras dos estrellas fugitivas en la Nebulosa de Orión, que probablemente formaban parte de un sistema de estrellas múltiples que ahora se ha extinguido. Durante años se sospechó que el sistema original contenía más que sólo estas dos estrellas. Ahora, en virtud del accidente y la curiosidad, Hubble puede haber encontrado la tercera pieza que falta de este rompecabezas cósmico.



Si la nueva estrella es realmente la que falta y la última pieza del rompecabezas requerirá observaciones adicionales. Así será la respuesta a la pregunta de por qué el sistema estelar original se rompió en primer lugar. Mientras tanto los astrónomos piensan que hay varias teorías, interacciones con otros grupos estelares cercanos o que dos de las estrellas consiguieron acercase demasiado la unoa a la otra, ninguna de las dos teorías se pueden descartar o confirmar todavía.

Y mientras los astrónomos buscan las respuestas a estas preguntas, ¿quién sabe qué otros misterios encontrarán a continuación?

Notas.
[1] La velocidad relativa de la estrella se calculó comparando las observaciones realizadas en 1998 con las recientes. La velocidad de la recién descubierta estrella es casi 30 veces la velocidad de la mayoría de los habitantes estelares de la nebulosa.

Crédito de la imagen: NASA, ESA.

• Publicado en Hubble el 17 de marzo del 2.017.