HIP 65426b primer exoplaneta visto a través de SPHERE.

El Instrumento SPHERE de ESO revela un exoplaneta único.
HIP 65426b.

El exoplaneta HIP 65426b, el primero en ser captado por el instrumento SPHERE instalado en el Very Large Telescope de ESO.  La imagen de la estrella anfitriona se ha removido de la imagen para mayor claridad y su posición se ha marcado con una cruz. El círculo indica la órbita de Neptuno alrededor del Sol en la misma escala.  El planeta se ve con claridad en la parte inferior izquierda de esta notable imagen.

Crédito:
ESO

Una de las áreas más desafiantes y emocionantes de la astronomía actual es la búsqueda de exoplanetas, vale decir, otros mundos que orbitan alrededor de otras estrellas.  Utilizando el instrumento SPHERE (siglas de Spectro-Polarimetric High-contrast Exoplanet REsearch), instalado en el  Very Large Telescope (VLT) de ESO, se ha descubierto recientemente el exoplaneta denominado HIP 65426b. Situado a unos 385 años luz de la Tierra, HIP 65426b es el primer planeta descubierto por SPHERE [1] y resulta ser particularmente interesante.

En el planeta imperan altas temperaturas (1000 a 1400 grados Celsius), y su masa se estima en seis a doce veces la masa de Júpiter.  Parece tener una atmósfera muy polvorienta llena de nubes gruesas, y orbita una estrella joven caliente que gira sorprendentemente rápido.  Dada su edad, inusualmente la estrella no parece estar rodeada por un disco de restos, y la ausencia de un disco plantea interrogantes acerca de cómo se formó el planeta en primer lugar.  El planeta pudo haberse formado en un disco de gas y polvo, y cuando el disco se disipó rápidamente, interactuó con otros planetas trasladándose a una órbita más distante, donde lo podemos ver ahora.  Por otra parte, la estrella y el planeta pueden haberse formado juntos como un sistema binario en el cual el componente más masivo impidió que la otra estrella potencial acumulase suficiente materia como para convertirse en una estrella.  El descubrimiento del planeta brinda la oportunidad a los astrónomos de estudiar la composición y ubicación nubes en su atmósfera, y de analizar teorías sobre la formación, evolución y física de los exoplanetas.

La vista detallada del banco óptico SPHERE se muestra con los subsistemas principales claramente visibles. SPHERE (Spectro-Polarimetric High-contrast Exoplanet REsearch) está instalado en el telescopio VLT de la  ESO, y ayudará a los investigadores mediante la imagen directa de exoplanetas que son más grandes que Júpiter.

¿Qué es SPHERE?
SPHERE es un potente buscador de planetas instalado en la Unidad de Telescopio 3 del VLT. Su objetivo científico es la detección y estudio de nuevos exoplanetas gigantes que orbiten alrededor de estrellas cercanas, utilizando el método de la imagen directa [2].  Dicho método intenta captar imágenes de exoplanetas y discos de restos alrededor de las estrellas, de manera similar a una toma fotográfica.  La imagen directa es una tarea difícil, ya que la luz de una estrella es tan potente que su brillo oculta totalmente el débil resplandor de los planetas en órbita.  Pero SPHERE ha sido diseñado para superar este obstáculo, centrándose específicamente en la luz polarizada que se refleja desde la superficie del planeta.

Esta imagen forma parte de un programa de rastreo denominado SHINE (SpHere INfrared survey for Exoplanets).  SHINE tiene como objetivo captar imágenes de 600 estrellas cercanas jóvenes en el infrarrojo cercano, utilizando el alto contraste y alta resolución angular que proporciona SPHERE para descubrir y caracterizar nuevos sistemas planetarios y analizar cómo se formaron.

Notas.
[1] Un comunicado de prensa previo de ESO informó acerca de una observación anterior de SPHERE que se había interpretado como la de un planeta.  Sin embargo, dicha interpretación ha sido puesta en duda, por lo cual HIP 65426b es actualmente la primera detección fiable de un exoplaneta lograda con SPHERE.

[2] Cuando los astrónomos exploran el Universo en busca de exoplanetas, cuentan con numerosas herramientas. Muchos de los métodos son indirectos, pues los astrónomos pueden detectar los pequeños cambios en el brillo de una estrella causadas por el tránsito de un planeta frente a su plano, o bien medir el débil bamboleo en el movimiento de la estrella causada por el tirón gravitacional de cualquier planeta en órbita. No obstante,  existe un método directo para encontrar un exoplaneta: la imagen directa.

Crédito:
ESO.

Publicado en ESO el 6 de julio del 2.017.

Entradas más visitadas.

NGC 6543, la nebulosa Ojo de Gato.

El Quinteto de Stephan.

NGC 2392, imagen compuesta de la Nebulosa del Esquimal.

SN 1604, la Supernova de Kepler.

La escala del Universo.

Los Pilares de la Creación.

Terzan 5, cúmulo globular.

IC 2006, una galaxia elíptica.

Messier 42, la nebulosa de Orión distintas visiones.

Galaxias y clases de galaxias.