Elegancia elíptica.

NGC 5018.
Esta imagen profunda del área del cielo que rodea a la galaxia elíptica NGC 5018 ofrece una vista espectacular de sus tenues corrientes de estrellas y gas. Estas delicadas características son distintivas de las interacciones galácticas y proporcionan pistas vitales para comprender la estructura y la dinámica de las galaxias tempranas. Crédito: ESO/Spavone et al.

Un brillante conjunto de galaxias puebla esta imagen, obtenida con el Telescopio de Rastreo del VLT de ESO, un telescopio de vanguardia de 2,6 metros diseñado para rastrear el cielo en luz visible. Las características de la multitud de galaxias esparcidas por la imagen permiten a los astrónomos revelar los detalles más delicados de la estructura galáctica.

Aunque el VLT (Very Large Telescope) de ESO puede observar objetos astronómicos muy débiles con gran detalle, cuando los astrónomos quieren comprender el proceso de formación de la gran variedad de galaxias que existen, deben recurrir a un tipo diferente de telescopio con un campo de visión mucho más grande. El VST (Telescopio de Rastreo del VLT) es ese tipo de telescopio. Fue diseñado para explorar grandes extensiones de los prístinos cielos chilenos, ofreciendo a los astrónomos detallados sondeos astronómicos del hemisferio sur.

En esta imagen con anotaciones de los alrededores de la galaxia elíptica NGC 5018,
vemos a muchos de sus vecinos. Además, revela la presencia de unos asteroides
que fueron captados por casualidad durante las exposiciones profundas, necesarias para
revelar los delicados rastros de las estrellas entre las galaxias.
Crédito: ESO/Spavone et al.


Gracias a la gran capacidad del VST para hacer sondeos, un equipo internacional de astrónomos llevó a cabo el rastreo VEGAS (VST Early-type GAlaxy Survey, sondeo de galaxias tempranas con el VST) [1] cuyo objetivo era examinar una colección de galaxias elípticas en el hemisferio sur [2]. Usando el sensible detector de OmegaCAM, en el corazón del VST [3], un equipo dirigido por Marilena Spavone, del INAF-Observatorio Astronómico de Capodimonte, en Nápoles (Italia), captó imágenes de una gran variedad de estas galaxias en diferentes entornos.

Una de estas galaxias es NGC 5018, la galaxia de un blanco lechoso que se encuentra cerca del centro de esta imagen. Se encuentra en la constelación de Virgo y, a primera vista, puede no parecer más que una mancha difusa. Pero, observada más de cerca, podemos ver cómo se extiende hacia el exterior de esta galaxia elíptica un tenue flujo de gas y estrellas, una cola de marea. Estas delicadas características galácticas, como las colas de marea y las corrientes estelares, son características que nos hablan de interacciones galácticas y proporcionan pistas vitales sobre la estructura y la dinámica de las galaxias.

El VST de ESO. Crédito: ESO.


Además de la gran cantidad de galaxias elípticas (y algunas espirales) que pueblan esta destacada imagen de 400 megapíxeles, el primer plano también está salpicado por una colorida variedad de estrellas brillantes de nuestra propia galaxia Vía Láctea. Estos intrusos estelares, como la intensamente azulada HD 114746, cerca del centro de la imagen, no son el objeto de estudio de este retrato astronómico, pero se encuentran entre la Tierra y las galaxias distantes que nos interesan. Menos prominentes, pero no menos fascinantes, son los rastros débiles dejados por asteroide en nuestro propio Sistema Solar. Justo debajo de NGC 5018, se puede ver cómo se extiende a lo largo de la imagen el débil rastro dejado por el asteroide 2001 TJ21 (110423), captado a lo largo de varias observaciones sucesivas. Más a la derecha, otro asteroide, 2000 WU69 (98603), dejó su rastro en esta espectacular imagen.

Mientras los astrónomos se disponían a estudiar los delicados rasgos de galaxias distantes, situadas a millones de años luz de la Tierra, en el proceso también captaron imágenes de estrellas cercanas que se encuentran a cientos de años luz de distancia, e incluso los débiles rastros de asteroides que están tan solo a unos minutos luz, en nuestro propio Sistema Solar. Incluso cuando se están estudiando los objetos más alejados del cosmos, la sensibilidad de los telescopios de ESO y los oscuros cielos chilenos puede ofrecer observaciones fascinantes de objetos de nuestro vecindario más cercano.

Notas.
La OmegaCam del VST. Crédito: ESO.

[1] VEGAS es un sondeo multibanda de imagen profunda de galaxias tempranas realizado con el VST (Telescopio de Rastreo del VLT), dirigido por Enrichetta Iodice, del INAF-Observatorio Astronómico de Capodimonte, en Nápoles (Italia).

[2] Las galaxias elípticas son también conocidas como galaxias tempranas, no por su edad, sino porque antes se pensaba que evolucionaban a galaxias espirales (más conocidas), algo que ahora se sabe que no es cierto. Las galaxias tempranas se caracterizan por su regular forma elipsoidal y, generalmente, por la falta de gas y de formación activa de estrellas. La desconcertante diversidad de formas y tipos de galaxia se clasifica en la Secuencia de Hubble.

[3] OmegaCAM es un detector exquisitamente sensible formado por 32 dispositivos de carga acoplada individuales, y crea imágenes con 256 millones de píxeles, 16 veces mayores que las de la cámara ACS (Advanced Camera for Surveys) del Telescopio Espacial Hubble de ESA/NASA. OmegaCAM fue diseñado y construido por un consorcio que incluye a institutos en los Países Bajos, Alemania e Italia, con importantes contribuciones de ESO.

Información adicional.
Este trabajo de investigación se ha presentado en el artículo científico “VEGAS: A VST Early-type GAlaxy Survey. III. Mapping the galaxy structure, interactions and intragroup light in the NGC 5018 group”, por Marilena Spavone et al., y aparece en la revista Astrophysical Journal, enlace publicación.

El equipo está formado por Marilena Spavone (INAF-Observatorio Astronómico de  Capodimonte, Nápoles, Italia); Enrichetta Iodice (INAF-Observatorio Astronómico de  Capodimonte, Nápoles, Italia); Massimo Capaccioli (Universidad de Nápoles, Nápoles, Italia); Daniela Bettoni (INAF-Observatorio Astronómico de  Padua, Italia); Roberto Rampazzo (INAF-Observatorio Astronómico de  Padua, Italia); Noah Brosch (Observatorio Wise y Escuela de Física y Astronomía de la Universidad de Tel Aviv, Israel); Michele Cantiello (INAF-Observatorio Astronómico de  Teramo, Italia); Nicola R. Napolitano (INAF-Observatorio Astronómico de  Capodimonte, Nápoles, Italia); Luca Limatola (INAF-Observatorio Astronómico de  Capodimonte, Nápoles, Italia); Aniello Grado (INAF-Observatorio Astronómico de  Capodimonte, Nápoles, Italia); Pietro Schipani (INAF-Observatorio Astronómico de  Capodimonte, Nápoles, Italia).

ESO es la principal organización astronómica intergubernamental de Europa y el observatorio astronómico más productivo del mundo. Cuenta con el respaldo de quince países: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, el Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza, junto con el país anfitrión, Chile. ESO desarrolla un ambicioso programa centrado en el diseño, construcción y operación de poderosas instalaciones de observación terrestres que permiten a los astrónomos hacer importantes descubrimientos científicos. ESO también desarrolla un importante papel al promover y organizar la cooperación en investigación astronómica. ESO opera en Chile tres instalaciones de observación únicas en el mundo: La Silla, Paranal y Chajnantor. En Paranal, ESO opera el Very Large Telescope, el observatorio óptico más avanzado del mundo, y dos telescopios de rastreo. VISTA (siglas en inglés de Telescopio de Rastreo Óptico e Infrarrojo para Astronomía) trabaja en el infrarrojo y es el telescopio de rastreo más grande del mundo, y el VST (VLT Survey Telescope, Telescopio de Rastreo del VLT) es el telescopio más grande diseñado exclusivamente para rastrear el cielo en luz visible. ESO es el socio europeo de un revolucionario telescopio, ALMA, actualmente el mayor proyecto astronómico en funcionamiento del mundo. Además, cerca de Paranal, en Cerro Armazones, ESO está construyendo el ELT (Extremely Large Telescope), el telescopio óptico y de infrarrojo cercano de 39 metros que llegará a ser “el ojo más grande del mundo para mirar el cielo”.

Las traducciones de las notas de prensa de ESO las llevan a cabo miembros de la Red de Divulgación de la Ciencia de ESO (ESON por sus siglas en inglés), que incluye a expertos en divulgación y comunicadores científicos de todos los países miembros de ESO y de otras naciones.

El nodo español de la red ESON está representado por J. Miguel Mas Hesse y Natalia Ruiz Zelmanovitch.

Enlaces

Contactos
José Miguel Mas Hesse
Centro de Astrobiología (INTA-CSIC)
Madrid, España
Tlf.: (+34) 91 813 11 96
Correo electrónico: mm@cab.inta-csic.es

Marilena Spavone
INAF – Osservatorio Astronomico di Capodimonte
Napoli, Italy
Tlf.: +39 081 5575602
Correo electrónico: marilena.spavone@oacn.inaf.it

Mariya Lyubenova
ESO Outreach Astronomer
Garching bei München, Germany
Tlf.: +49 89 3200 6188
Correo electrónico: mlyubeno@eso.org

Calum Turner
ESO Public Information Officer
Garching bei München, Germany
Tlf.: +49 89 3200 6670
Correo electrónico: pio@eso.org

• Publicado en ESO el 8 de agosto del 2.018, enlace publicación.