Cepheus B, nube molecular.

Feliz formación estelar.
Imagen compuesta de Cepheus B en rayos X e infrarrojos.

Esta imagen compuesta, que combina datos del Observatorio de Rayos X Chandra y el Telescopio Espacial Spitzer, muestra la nube molecular Cepheus B, ubicada en nuestra galaxia a unos 2.400 años luz de la Tierra. Una nube molecular es una región que contiene gas interestelar fresco y polvo que sobró de la formación de la galaxia y en su mayoría contiene hidrógeno molecular. Los datos de Spitzer, en rojo, verde y azul, muestran la nube molecular (en la parte inferior de la imagen) más estrellas jóvenes en Cepheus B y sus alrededores, y los datos de Chandra en violeta  muestran las estrellas jóvenes en el campo.

Cepheus B etiquetado.


Las observaciones de Chandra permitieron a los astrónomos seleccionar estrellas jóvenes dentro y cerca de Cepheus B, identificadas por su fuerte emisión de rayos X. Los datos de Spitzer mostraron si las estrellas jóvenes tienen un disco denominado "protoplanetario" alrededor de ellos. Dichos discos sólo existen en sistemas muy jóvenes donde los planetas todavía se están formando, por lo que su presencia es una indicación de la edad de un sistema estelar.

Estos datos proporcionan una excelente oportunidad para probar un modelo de cómo se forman las estrellas. El nuevo estudio sugiere que la formación estelar en Cepheus B está principalmente provocada por la radiación de una estrella brillante, masiva (HD 217086) fuera de la nube molecular. De acuerdo con el modelo particular de formación de estrellas activadas que se probó, llamado el modelo de implosión impulsada por radiación (RDI), la radiación de esta estrella masiva conduce una onda de compresión hacia la nube desencadenando formación de estrellas en el interior, mientras evapora las capas externas de la nube.

Chandra.
La imagen etiquetada nos muestra las regiones más importantes de Cepheus B. La "capa interna" (inner layer) muestra la región de Cepheus B en sí, donde las estrellas son en su mayoría de alrededor de un millón de años de edad y alrededor del 70-80% de ellas tienen discos protoplanetarios. La "capa intermedia" (intermediate layer) muestra el área inmediatamente adyacente a Cepheus B, donde las estrellas tienen entre dos y tres millones de años y aproximadamente el 60% tienen discos protoplanetarios mientras que en la "capa externa" (outer layer) las estrellas tienen entre tres y cinco millones de años y aproximadamente el 30% de ellos tienen discos protoplanetarios. Este aumento en la edad de las estrellas que están más lejos de Cepheus B es exactamente lo que se predice a partir del modelo RDI de formación de estrellas.

Spitzer.
Se han observado diferentes tipos de formación de estrellas activadas en otros entornos. Por ejemplo, se pensó que la formación de nuestro sistema solar había sido provocada por una explosión de supernova. En la región formadora de estrellas W5, se cree que un mecanismo de "recolección y colapso" se aplica, donde los frentes de choque generados por las estrellas masivas varían mientras progresan hacia el exterior. Eventualmente el gas acumulado se vuelve suficientemente denso para colapsar y formar cientos de estrellas. También se cree que el mecanismo RDI es responsable de la formación de decenas de estrellas en W5. La causa principal de la formación estelar que no implica el desencadenamiento es donde una nube de gas se enfría, la gravedad toma ventaja y la nube cae sobre sí misma.

Créditos:
Rayos X: NASA / CXC / PSU / K. Getman et al. 
Infrarrojos: NASA / JPL - Caltech / CfA / J. Wang et al.

Publicado en Chandra el 12 de agosto del 2.009.

Lo más visto del mes.

La misión Kepler de la NASA descubre un planeta similar a la Tierra más grande y más viejo.

Descubierto el mundo templado más cercano orbitando una estrella tranquila.

Nuestros átomos.

Se descubre un planeta en la zona habitable que rodea a la estrella más cercana.

El Quinteto de Stephan por el Hubble.

La nebulosa del Pequeño Fantasma.

Hubble descubre "galaxias tambaleándose"

Reescribiendo la historia

Auroras de Rayos X Pulsantes Independientes de Júpiter.

Una burbujeante celebración cósmica.