Imagen compuesta en distintas longitudes de onda de la supernova de Kepler.

La supernova de Kepler al desnudo.
Supernova remanente de Kepler..

Los tres Grandes Observatorios Espaciales de la NASA, Hubble, Spitzer y Chandra, unieron sus fuerzas para investigar los restos en expansión de una supernova, llamada remanente de supernova de Kepler, SN 1604, vista por primera vez en el año 1604 por observadores celestes, incluyendo al famoso astrónomo Johannes Kepler.

Hubble.

La imagen combinada revela una cubierta de gas y polvo de 14 años luz de largo que se expande a 4 millones de millas por hora (2.000 kilómetros por segundo). Las observaciones de cada telescopio resaltan características distintas del remanente de la supernova, una capa de rápido movimiento de material rico en hierro de la estrella explotada, rodeada por una onda expansiva de expansión que está barriendo el gas interestelar y el polvo.

Cada color en esta imagen representa una región diferente del espectro electromagnético, desde los rayos X a la luz infrarroja. Estos diversos colores se muestran en el panel de fotografías debajo de la imagen compuesta. Los datos de rayos X e infrarrojos no se pueden ver con el ojo humano. Mediante el código de colores de esos datos y combinándolos con la vista de luz visible del Hubble, los astrónomos presentan un cuadro más completo del remanente de la supernova.

Las imágenes de luz visible de la Cámara Avanzada de Imágenes (ACS) del telescopio espacial Hubble de la NASA/ESA, color amarillo, revelan donde la onda de choque de la supernova se está estrellando contra las regiones más densas del gas circundante. Los brillantes nudos son aglomeraciones densas de inestabilidades que se forman detrás de la onda de choque. Los datos del Hubble también muestran finos filamentos de gas que parecen hojas onduladas vistas de frente. Estos filamentos revelan donde la onda de choque está encontrando material interestelar de menor densidad y más uniforme.

Spitzer.

El telescopio Spitzer muestra partículas de polvo microscópicas, color rojo, que han sido calentadas por la onda de choque de la supernova. El polvo re-irradia la energía de la onda de choque como luz infrarroja. Los datos de Spitzer son más brillantes en las regiones que rodean a las vistas en detalle por el telescopio Hubble.

Los datos de rayos X de Chandra muestran regiones de gas muy caliente y partículas de energía extremadamente alta. El gas más caliente (rayos X de mayor energía, de color azul) se encuentra principalmente en las regiones directamente detrás del frente de choque. Estas regiones también aparecen en las observaciones de Hubble, y también se alinean con el borde débil de material brillante visto en los datos de Spitzer. Los rayos X de la región en la parte inferior izquierda (de color azul) pueden estar dominados por electrones de energía extremadamente alta que fueron producidos por la onda de choque y que se irradian a través de longitudes de onda de rayos X en forma de espiral en el campo magnético intensificado detrás del frente de choque. El gas de rayos X más frío (rayos X de menor energía, de color verde) reside en una capa interior gruesa y marca la ubicación del material calentado expulsado de la estrella explotada.

Chandra.
La supernova de Kepler es el último objeto que se vio explotar desde la Tierra a simple vista en nuestra galaxia de la Vía Láctea, reside a unos 13.000 años luz de distancia en la constelación Ophiuchus.

Las observaciones de Chandra fueron tomadas en junio de 2000, el Hubble en agosto de 2003 y el Spitzer en agosto de 2004.

Crédito:
NASA/ESA/R. Sankrit y W. Blair (Universidad Johns Hopkins).

Publicado en Spitzer el 6 de octubre del 2.004.