Las Nubes de Magallanes.

Las Nubes de Magallanes, dos galaxias vecinas enanas irregulares.
LMC arriba a la derecha y SMC a la izquierda de la imagen.


Visto desde el cielo meridional, la Gran y Pequeña Nubes de Magallanes (las LMC y SMC, respectivamente) son parches brillantes en el cielo. Estas dos galaxias enanas irregulares, junto con nuestra Galaxia de la Vía Láctea, pertenecen al llamado Grupo Local, un grupo de unas 35 galaxias  dominado por nuestra galaxia la Vía Láctea, la Galaxia del Triangulo y la Galaxia de Andrómeda. Los astrónomos alguna vez pensaron que las dos nubes de Magallanes orbitaban la Vía Láctea, pero investigaciones recientes sugieren que este no es el caso, y que de hecho están en su primer paso por la Vía Láctea.

El LMC, situado a una distancia de 160.000 años luz, y su vecino el SMC, a unos 200.000 años luz de distancia, están entre los objetos distantes más grandes que podemos observar a simple vista. Ambas galaxias tienen notables características de barra a través de sus discos centrales, aunque las fuertes fuerzas de marea ejercidas por la Vía Láctea han distorsionado considerablemente las galaxias. La atracción gravitatoria mutua de las tres galaxias que interactúan ha sacado largas corrientes de hidrógeno neutro que entrelazan las tres galaxias.

Imágenes profundas de la “Gran Nube de Magallanes” (LMC, Large Magellanic Cloud, izquierda) y “Pequeña Nube de Magallanes” (SMC, Small Magellanic Cloud, derecha). Fueron obtenidas usando una cámara CANON 5D Mark III y un teleobjetivo de 200 mm a f2.8, apilando varias decenas de imágenes individuales de 3 minutos de exposición obtenidas en 3 horas para cada galaxia. La cámara se encontraba sobre un telescopio de aficionado con montura ecuatorial. Las imágenes se consiguieron en la noche del 19 al 20 de septiembre de 2017 desde el Observatorio de Siding Spring (Australia). La imagen de la LMC muestra la región de formación estelar 30 Dorado en un color azul brillante, mientras que la imagen de la SMC muestra el famoso y brillante cúmulo globular 47 Tucanae. 
Crédito :Ángel R. López Sánchez  (AAO/MQU)

El 23 de febrero de 1987 en LMC se originó una tremenda explosión cósmica cuando una estrella supermasiva acabó sus días como supernova (SN 1987A) se encendió cerca de la nebulosa Tarantula. SN 1987A se encuentra entre los eventos más brillantes y más cercanos de este tipo jamás observados en la historia registrada.

Al Sufi, el astrónomo persa, describió el LMC por primera vez en su libro de estrellas fijas en el año 964. Lo llamó Al Bakr, describiéndolo como el Buey Blanco del sur de Arabia. Referidos en algunos libros antiguos como Nubecula Mayor y Menor, las Nubes toman su nombre moderno del explorador Fernando de Magallanes, quien primero registró su existencia en su viaje de circunnavegación en 1519-22, y trajo noticias de ellos a Europa; aunque una carta escrita por Amerigo Vespuccio durante su tercer viaje alrededor del año 1503-4 puede referirse a ellos indirectamente.

Crédito:
ESO / S. Brunier

Publicado en ESO el 3 de diciembre del 2.009.


Lo más visto de los últimos 30 días.

Megafusiones de galaxias antiguas.

ALMA detecta rastros de oxígeno más distantes del Universo.

Un cuásar en el centro de un cúmulo de galaxias.

Los rayos láser de una hormiga cósmica.

La innovación avanza el sistema de obtención de imágenes 'alimentación de matriz por fases'.

El disco de la Vía Láctea es mayor de lo que se pensaba.

Descubierto un asteroide exiliado en la periferia del Sistema Solar.

Nuestro Universo Local en ultravioleta.

Gaia crea el mapa estelar de nuestra galaxia y más allá.

Cúmulos de galaxias revelan información sobre la materia oscura.