NGC 2392, la Nebulosa del Esquimal.

Un hermoso final para una estrella.
NGC 2392.

Estrellas como nuestro Sol tiene un hermoso final fotogénico al acabar sus días. Un buen ejemplo de ello es el objeto estelar NGC 2392 denominada también como La Nebulosa del Esquimal. NGC 2392 se trata de una nebulosa planetaria término que no tiene nada que ver con la formación de planetas. Los primeros astrónomos que observaron estos objetos celestes con sus pequeños y limitados telescopios creyeron observar discos de formación planetaria alrededor de estos objetos y los definieron de esta manera.

Formación de nebulosas planetarias.
Las nebulosas planetarias se empiezan a formar cuando una estrella de hasta 9 masas solares agota su combustible de hidrógeno en su núcleo, suceso que ocurrirá a nuestro Sol dentro de unos 5 mil millones de años. El núcleo de la estrella comienza a calentarse y la estrella se empieza a hinchar hasta alcanzar un diámetro de entre diez a varios cientos de veces el diámetro original de la estrella. Con el tiempo las capas más exteriores de la estrella son expulsadas por vientos de 50.000 kilómetros por hora dejando atrás un núcleo caliente que alcanza temperaturas de hasta 50.000 grados Celsius. Este núcleo empieza a expulsar sus capas exteriores a una velocidad de 6 millones de kilómetros por hora. La radiación del núcleo caliente de la estrella más la interacción de los vientos rápidos y las capas exteriores más lentas crean la cascara filamentosa y compleja de una nebulosa planetaria. Finalmente el núcleo de la estrella se colapsará formando una enana blanca, una estrella inerte, es decir, una estrella sin ninguna clase de fusión nuclear en su núcleo.

La imagen.
Los astrónomos usan hoy en día observatorios espaciales para estudiar esta clase de objetos y otros de tal manera que los primeros astrónomos no pudieron nunca imaginar. La imagen compuesta combina datos del Telescopio Espacial Chandra de Rayos X  en color morado y datos del Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA en color rojo, verde y azul. En color morado se puede observar el gas caliente del centro de la nebulosa a una temperatura de 1 millón de grados Celsius, en rojo, verde y azul se muestran el intrincado dibujo de las capas externas que se han expulsado. Los filamentos en forma de cometa se forman cuando el viento más rápido y la radiación de la estrella central interactuan con las capas exteriores más frías de polvo y gas que fueron primeramente expulsadas por la estrella.

El estudio.
Este estudio fue realizado mediante la observación de tres nebulosas planetarias con el gas caliente en su centro. Las nebulosas del estudio fueron, NGC 2392, IC 418 y NGC 6826. Los estudios realizados por el observatorio Chandra demuestran que NGC 2392 tiene elevados niveles de emisión de rayos X en comparación con las otras dos lo que lleva a la conclusión que el nucleo de la estrella está formado por un sistema estelar doble, la estrella de la nebulosa más una compañera que de momento permanece invisible. La interacción de estas dos estrellas podría explicar el porque del alto nivel de rayos X detectado. La emisión mucho más débil de la emisión de rayos X detectado en las otras dos nebulosas pudiera ser producido por ondas de choque, estampidos sónicos producidos por los vientos de la estrella central.

Créditos de imagen: 
Rayos X :NASA/CXC/IAA_CSIC/N.Ruiz et al; 
Optico: NASA/STScI.

La Nebulosa del Esquimal.
La Nebulosa del Esquimal.

En su primer vislumbre de los cielos después de la exitosa misión de servicio de diciembre de 1999, el telescopio espacial Hubble de la NASA / ESA ha capturado una majestuosa vista de una nebulosa planetaria, los restos brillantes de una estrella moribunda.

Características de NGC 2392.
La Nebulosa del Esquimal fue descubierta por el astrónomo William Herschel en el año 1.787 y se encuentra a 4.200 años luz de distancia en la constelación Geminis. Se le calcula un tamaño de aproximadamente de 1 año luz de alto por la mitad de ancho y una edad de 10.000 años. Se trata de una nebulosa bastante brillante, magnitud +8,3, pero para observar algún detalle se necesita un telescopio grande con buen aumento y un buen filtro nebular.

Crédito
NASA, ESA, Andrew Fruchter (STScI) y el equipo ERO (STScI + ST-ECF)

Entradas más visitadas.

NGC 6543, la nebulosa Ojo de Gato.

El Quinteto de Stephan.

SN 1604, la Supernova de Kepler.

La escala del Universo.

Los Pilares de la Creación.

Terzan 5, cúmulo globular.

M42, Messier 42, la nebulosa de Orión.

IC 2006, una galaxia elíptica.

Galaxias y clases de galaxias.