CH Cyg, sistema estelar binario en simbiosis.

Una vista cercana de codependencia de vida estelar.
Imagen compuesta de CH Cyg.

Esta imagen muestra el sistema simbiótico conocido como CH Cyg, ubicado a sólo 800 años luz de la Tierra. La imagen grande muestra una vista óptica de CH Cyg, usando el Digitized Sky Survey, y la inserción muestra una imagen compuesta que contiene datos de rayos X de Chandra en rojo, datos ópticos del Telescopio Espacial Hubble (HST) en verde y datos de radio de El Very Large Array (VLA) en azul. 
Chandra.

CH Cyg es un sistema binario de estrellas que contiene una enana blanca que se alimenta del viento de una estrella gigante roja. El material del viento forma un disco caliente de acreción alrededor de la enana blanca antes de estrellarse contra la estrella. CH Cyg es uno de los pocos cientos de sistemas simbióticos conocidos, y uno de los más cercanos a la Tierra. Los sistemas simbióticos son objetos fascinantes, donde los componentes son codependientes e influyen en la estructura, vida cotidiana y evolución de cada uno. Probablemente son progenitores de las nebulosas planetarias bipolares y podrían constituir algunos de los sistemas que más tarde explotarán como supernovas de Tipo Ia, explosiones espectaculares visibles a través de las distancias cosmológicas.

Hubble
La imagen en la inserción muestra un jet poderoso reciente en CH Cyg, cogido en la acción por Chandra, HST y VLA. El material en el chorro se mueve con una velocidad de más de tres millones de millas por hora y es impulsado por el material girando en el disco de acreción alrededor de la enana blanca. La estructura detallada del chorro de rayos X se ve por primera vez en este sistema, mostrando las excelentes capacidades de alta resolución de Chandra. La apariencia curvada del chorro, mostrada en el óptico por el arco verde en la parte inferior derecha de la inserción, revela evidencia de que la dirección del chorro gira. Esta precesión puede ser causada por la oscilación del disco de acreción, de una manera similar a una parte superior giratoria. Los aglomerados en el chorro exterior, vistos en rayos X, datos ópticos y de radio, proporcionan evidencia de poderosas eyecciones masivas por el chorro en el pasado, y de interacciones con las capas de gas formadas por el gigante rojo. El chorro puede verse tan cerca como 20 unidades astronómicas (UA) del sistema binario, donde una UA corresponde a la distancia media de la Tierra al Sol. El chorro se extiende a distancias tan grandes como 750 UA del binario, que es aproximadamente 20 veces la distancia entre el Sol y Plutón.
El DSS

La forma del chorro en CH Cyg muestra sorprendentes paralelismos con chorros vistos en contextos astrofísicos muy diferentes, como estrellas jóvenes o agujeros negros supermasivos situados en los centros de las galaxias. Debido a su proximidad, puede usarse como un "modelo de juguete" para estudiar la formación y propagación de chorros en sistemas mucho más complejos y distantes.

En un entorno biológico, la "simbiosis" fue definida originalmente como el "vivir juntos de organismos diferentes", y describe interacciones cercanas ya largo plazo entre diferentes especies. En este sentido, el uso astrofísico es apto porque las enanas blancas y los gigantes rojos son estrellas muy diferentes. Un gigante rojo es extremadamente grande y brillante, con una temperatura relativamente baja, mientras que una enana blanca es pequeña y débil con una temperatura alta.

El VLA.
La simbiosis suele ser beneficiosa o esencial para la supervivencia de al menos una de las especies del sistema, por ejemplo abejas y flores, aves y rinocerontes y peces payaso y anémonas. En el contexto astrofísico de los sistemas simbióticos, la supervivencia del disco caliente alrededor de la enana blanca, de donde proviene el chorro, depende del viento del gigante rojo. La potencia, la masa y la velocidad del chorro está estrechamente relacionada con el entorno de la enana blanca incluyendo el disco. Una vez formado, el chorro interrumpe y da forma al envolvente extendido y al ambiente del gigante rojo, mientras éste evoluciona hacia el punto final de su vida como una nebulosa planetaria. Sin embargo, en algunos casos, si la enana blanca gana demasiada masa del gigante rojo puede terminar explotando como supernova del tipo Ia pudiendo ser completamente destruida la estrella compañera en este caso una gigante roja.

Un artículo que describe las nuevas observaciones de CH Cyg se publicó en el 20 de febrero de 2010 de la revista Astrophysical Journal Letters y fue dirigido por Margarita Karovska del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica (CfA). Los coautores son Terrance Gaetz de CfA, Christopher Carilli del Observatorio Nacional de Radio Astronomía, Warren Hack del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial, y John Raymond y Nicholas Lee, ambos de CfA.

Créditos:
Rayos X: NASA / CXC / SAO / M.Karovska et al; 
Óptico: NASA / STScI; 
Radio: NRAO / VLA; 
Campo amplio Óptico: DSS

Publicado en Chandra el 9 de junio del 2.010.

Lo más visto del mes.

La misión Kepler de la NASA descubre un planeta similar a la Tierra más grande y más viejo.

Descubierto el mundo templado más cercano orbitando una estrella tranquila.

Se descubre un planeta en la zona habitable que rodea a la estrella más cercana.

El Quinteto de Stephan por el Hubble.

La nebulosa del Pequeño Fantasma.

Reescribiendo la historia

Auroras de Rayos X Pulsantes Independientes de Júpiter.

Una burbujeante celebración cósmica.

El Telescopio William Herschel de La Palma y el nuSTAR miden el chorro de un agujero negro.

Puesta estelar brillante en Orión.