Una galaxia llena de faros cósmicos.

Una galaxia espiral, NGC 3972.
Calculando la constante de Hubble y las distancias en el universo.

Esta encantadora galaxia espiral se puede encontrar en la constelación de la Osa Mayor. NGC 3972 es una galaxia tachonada de estrellas que se encuentra a unos 65 millones de años luz de distancia de la Tierra, lo que significa que la luz que vemos ahora lo dejó hace 65 millones de años, justo cuando los dinosaurios se extinguieron.

NGC 3972 ha tenido su parte justa de eventos dramáticos. En 2011, los astrónomos observaron la explosión de una supernova de tipo Ia en la galaxia (no visible en esta imagen). Todos estos objetos deslumbrantes alcanzan el mismo brillo y son lo suficientemente brillantes como para verse a grandes distancias. NGC 3972 también contiene muchas estrellas pulsantes llamadas variables Cefeidas. Estas estrellas cambian su brillo a un ritmo similar a su luminosidad intrínseca, convirtiéndolas en faros cósmicos ideales para medir distancias precisas a galaxias relativamente cercanas, llamadas también velas estándar.

Los astrónomos buscan variables cefeidas en galaxias cercanas que también contienen una supernova tipo Ia para que puedan comparar el brillo verdadero de ambos tipos de estrellas. Esa información de brillo se usa para calibrar la luminosidad de las supernovas de Tipo Ia en galaxias lejanas para que los astrónomos puedan calcular las distancias de las galaxias desde la Tierra. Una vez que los astrónomos conocen las distancias exactas a las galaxias cercanas y lejanas, pueden determinar y refinar la velocidad de expansión del Universo.

Esta imagen fue tomada en 2015 con Wide Field Camera 3 de Hubble, como parte de un proyecto para mejorar la precisión de la constante de Hubble, una cifra que describe la velocidad de expansión del Universo.

Crédito:
NASA, ESA, A. Riess (STScI / JHU)

• Publicado en Hubble el 5 de marzo del 2.018.