NGC 604, un verdadero muro.

NGC 604, un muro que divide los lados este y oeste de una metrópoli cósmica.
Imagen compuesta de NGC 604 realizada en luz óptica y visión de rayos X.

Un nuevo estudio nos muestra a NGC 604, la región más grande de formación estelar en la cercana galaxia Messier 33, en su primera visión profunda y de alta resolución en rayos X. Esta imagen compuesta de los datos del Observatorio de Rayos X de Chandra (de color azul), combinada con datos de luz óptica del Telescopio Espacial Hubble (rojo y verde), muestra un barrio dividido donde residen unas 200 estrellas calientes, jóvenes y masivas.

A través de la metrópoli cósmica, las burbujas gigantes en el polvo fresco y el gas caliente se llenan con el gas difuso a millones de grados que emite rayos X. Los científicos creen que estas burbujas se generan y se calientan a temperaturas de rayos X cuando los poderosos vientos estelares de las estrellas masivas jóvenes chocan y empujan el gas y el polvo circundantes. Por lo tanto, las áreas desocupadas son inmediatamente repoblados con el material más caliente visto por Chandra.

NGC 604 etiquetado mostrando la separación de un lado del otro.

Sin embargo, hay una diferencia entre los dos lados de esta ciudad estelar bifurcada. En el lado occidental (derecho), la cantidad de gas caliente que se encuentra en las burbujas corresponde a cerca de 4.300 veces la masa del sol. Véase la imagen anterior o ver esta imagen anotada separada para la ubicación de la "pared". Este valor y el brillo del gas en los rayos X implican que la parte occidental de NGC 604 está totalmente alimentada por vientos de las 200 estrellas masivas.

Este resultado es interesante porque el modelado previo de otras burbujas suele predecir que son más débiles que los observados por lo que se requiere un calentamiento adicional de los restos de supernova. La implicación es que en esta área de NGC 604, ninguna o muy pocas de las estrellas masivas deben haber explotado como supernovas.

La situación es diferente en el lado este (izquierdo) de NGC 604. De este lado, el gas de rayos X contiene 1.750 veces la masa del sol y los vientos de estrellas jóvenes no pueden explicar el brillo de la emisión de rayos X. Las burbujas de este lado parecen ser mucho más antiguas y probablemente fueron creadas y alimentadas por estrellas jóvenes y supernovas en el pasado.

Una separación similar entre el este y el oeste se ve en los resultados ópticos. Esto implica que una pared masiva de gas protege la región relativamente tranquila en el este de la formación activa de estrellas en el oeste.

Este estudio fue dirigido por Ralph Tuellmann del Harvard Smithsonian Center for Astrophysics y fue parte de una observación muy profunda, de 16 días de Messier 33 llamada Chandra ACIS Survey of M33, o ChASeM33.

Crédito:
Rayos X: NASA/CXC/CfA/R. Tuellmann et al .;
Óptica: NASA / AURA / STScI;

• Enlace a la publicación, 27 de enero del 2.009.