¡Achuá! Un estornudo estelar.

Herbig-Haro, HH 126.
HH 126.

Mira la estrella brillante en el medio de esta imagen. ¡Achist! Tan solo ha estornudado. Esta vista solo durará unos pocos miles de años: un abrir y cerrar de ojos en la vida de la joven estrella.

Si pudieras seguir viendo durante algunos años, te darías cuenta de que no es solo un estornudo, sino un estornudo estelar. Esta joven estrella está disparando salvas de gas súper caliente y súper rápido: ¡Achist! Achist!, antes de que finalmente se agote. Estas ráfagas de gas han dado forma al entorno turbulento, creando estructuras conocidas como objetos Herbig-Haro.

Estos objetos se forman a partir de los "estornudos" energéticos de la estrella. Estas salvas pueden contener tanta masa como nuestro planeta de origen y cañonear en nubes de gas cercanas a cientos de kilómetros por segundo. Se forman ondas de choque, como la forma de U debajo de esta estrella. A diferencia de la mayoría de los demás fenómenos astronómicos, a medida que las olas chocan hacia afuera, se pueden ver moviéndose a través de escalas de tiempo humanas. Pronto, esta estrella dejará de estornudar y crecerá hasta convertirse en una estrella como el Sol.

Esta región es en realidad el hogar de varios objetos interesantes. La estrella en el centro del marco es una estrella variable llamada V633 Cassiopeiae, con los objetos Herbig-Haro HH 161 y HH 164 formando parte del bucle en forma de herradura que emana de ella. La estrella ligeramente envuelta a la izquierda se conoce como V376 Cassiopeiae, otra estrella variable que ha sucumbido a los ataques de estornudos infecciosos de sus vecinos; esta estrella también estornuda, creando otro objeto Herbig-Haro - HH 162. Ambas estrellas son muy jóvenes y todavía están rodeadas por el material polvoriento que queda de su formación, que se extiende por la brecha entre los dos

Una versión de esta imagen fue ingresada en la competencia de procesamiento de imágenes de Hubble's Hidden Treasures por el concursante Gilles Chapdelaine.

Crédito:
ESA / Hubble y NASA, Agradecimiento: Gilles Chapdelaine

Publicado en Hubble el 16 de diciembre del 2.013.