Colosiones de galaxia encienden agujeros negros.

NGC 6872 e IC 4970.
Galaxias en proceso de fusión.

Esta imagen compuesta de datos de tres telescopios diferentes muestra una colisión continua entre dos galaxias, NGC 6872 e IC 4970 (imagen etiquetada inferior izquierda). Los datos de rayos X del Observatorio de rayos X Chandra de la NASA se muestran en color morado, mientras que los datos infrarrojos del Telescopio Espacial Spitzer son rojos y los datos ópticos del Very Large Telescope (VLT) de ESO son de color rojo, verde y azul.

Los astrónomos piensan que existen agujeros negros supermasivos en el centro de la mayoría de las galaxias. No solo las galaxias y los agujeros negros parecen coexistir, sino que están intrisecamente unidos en su evolución. Para comprender mejor esta relación simbiótica, los científicos han recurrido a los agujeros negros de rápido crecimiento, el llamado núcleo galáctico activo (AGN), para estudiar cómo se ven afectados por sus entornos galácticos.

Imagen de las galaxias en fusión etiquetadas.

Los datos más recientes de Chandra y Spitzer muestran que IC 4970, la pequeña galaxia en la parte superior de la imagen, contiene un AGN, pero que está fuertemente cubierto de gas y polvo. Esto significa que en los telescopios de luz óptica, como el VLT, hay poco que ver. Sin embargo, los rayos X y la luz infrarroja pueden penetrar este velo de material y revelar el espectáculo de luz que se genera a medida que el material se calienta antes de caer sobre el agujero negro (visto como una fuente similar a un punto brillante).

A pesar de este oscurecimiento de gas y polvo alrededor de IC 4970, los datos de Chandra sugieren que no hay suficiente gas caliente en IC 4970 para alimentar el crecimiento del AGN. ¿De dónde viene el suministro de alimentos para este agujero negro? La respuesta está en su galaxia compañera, NGC 6872. Estas dos galaxias están en proceso de colisión y es probable que la atracción gravitatoria del IC 4970 haya detenido parte del depósito de gas frío de NGC 6872 (visto prominentemente en los datos de Spitzer), proporcionando un nuevo suministro de combustible para alimentar el agujero negro gigante.

Crédito:
Rayos X: NASA / CXC / SAO / M.Machacek;
Óptico: ESO / VLT;
Infrarrojo: NASA / JPL / Caltech.

Publicado en Chandra el 10 de diciembre de 2009.